Cinco lugares que debes conocer en Rio, incluso durante Carnaval

No importa si ya eligió Rio como su destino de viaje o si todavía tiene dudas, aquí te presentamos cinco lugares inusuales para explorar la Ciudad Maravillosa desde diferentes ángulos para hacer que su viaje sea aún más especial.

1 – Ilha da Gigóia

Ilha da Gigoia es parte de un pequeño grupo de islas dentro de la laguna de Tijuca, un tramo de tierra con unos 3.000 habitantes. Es un sorprendente refugio a un par de minutos de la costa. Pequeñas embarcaciones y ferries llevan a los visitantes por menos de 2 dólares. El muelle principal está cerca de la estación de metro Jardim Oceanico, en la entrada de la región de Barra da Tijuca. La isla no tiene calles pavimentadas, y los coches no están permitidos. Todos los caminos son pequeños callejones. Es un lugar perfecto para un fin de semana tranquilo entre familiares, amigos o con tu pareja. Técnicamente estás dentro de la ciudad pero rodeado de naturaleza y agua. A pesar del espacio limitado, encuentras hostales y pequeños hoteles donde puedes pasar la noche. Bares y restaurantes compiten por la atención de los visitantes, especialmente los que están en la orilla del agua.

2- Parque do Grajaú

Este rincón de ocio en el lado norte de la ciudad es un buen lugar para relajarse y aprender más sobre la flora de Rio. Desde su revitalización en los primeros años de esta década, se convirtió en un modelo de conservación. Se tomaron muchas medidas para evitar incendios durante la estación seca y la administración del parque comenzó un proceso de reemplazo de árboles foráneos por especies nativas en la “Mata Atlântica”, el bioma donde se ubica Rio. Una de estas especies es el Malvaviscus arboreus, que atrae al colibrí verde, símbolo del parque. También es un lugar indicado para las personas con discapacidad ya que el lugar proporciona facilidades de accesibilidad en sus instalaciones.

3 – Floresta da Tijuca

La Floresta da Tijuca es un lugar que no debe perderse. Es el bosque nativo urbano más grande del mundo, repleto de bellezas que debes ver. Uno de los muchos lugares agradables es la Cachoeira das Almas (cascada de las almas). Se encuentra a unos 3 km de la Praça Afonso Viseu, en Alto da Boa Vista. Dado que el bosque es denso, es mejor que llegue temprano para disfrutar mejor porque oscurece pronto cuando el sol comienza a bajar. Los niños también pueden ir, especialmente si eliges uno de los senderos principales, el que sale del Centro de Visitantes, que en su mayoría es sencillo pero con pequeñas pendientes. La cantidad de agua depende de la frecuencia con que llueva. En los viejos tiempos, los esclavos utilizaban esta cascada para rituales religiosos.

4 – Vidigal

Vidigal es una de las conocidas colinas en Rio. Además de la comunidad de personas pobres que vive allí, hay algunas actividades sorprendentes. Como el Mirante do Arvrão. Cuenta con una vista de frente a la laguna, y a las playas de Ipanema y Leblon. Y ese no es el único lugar para admirar el paisaje. El bar Belmonte ofrece una vista espectacular como un punto a favor si decide probar su menú de aperitivos brasileños y cerveza de barril. Una opción pintoresca es Barlacubaco, un restaurante de comida casera para personas con poco presupuesto. La feijoada es popular los sábados. También hay de Vidigaleria, una galería de arte con piezas hechas de material reciclado.

5 – Mirante do pasmado

El lugar es menos conocido incluso por los cariocas, como se llama a los lugareños de Rio. Este mirador natural le da al visitante una impresionante vista de la Bahía de Guanabara, Botafogo y el Monte Urca. El acceso se realiza por una colina que comienza en la calle General Severiano, en Botafogo, y pasa por el túnel de Pasmado. Se puede ir en coche o hacer una caminata cuesta arriba de 5 a 10 minutos. El lugar también tiene una placentera plaza que invita a sentarse y contemplar los kioskos para luego comprar bocadillos y bebidas.

02 de jan de 2019

COMENTÁRIOS

cinco × 4 =